Tan grande como es el mundo y un pequeño pueblo de Hispania fijo el  principio del año dandolo ademas  una leccion a los romanos.

La  historia  se remonto al 153  antes de Cristo, en elque el cónsul romanoQuinto Fulvio Nobilior, trataba de conquistar  Segeda, oppidum prerromano cuyos habitantes, los belos, lo llamaban Sekaida. Estaba situado en la Comarca de Calatayud (Zaragoza), concretamente en la zona correspondiente entre la actual Mara (ciudad vieja) y Belmonte de Gracián (ciudad nueva), tanto que   fue  un emprio que emitía moneda propia y era la ciudad más importante de los belos 

 La ciudad, Segeda, se vio envuelta en las guerras celtibéricas por el intento de ampliar las murallas de la ciudad en el 154 a. C., ya que Roma lo utilizó como casus belli para la conquista de la Celtiberia. Se aliaron a una de las tribus celtíberas más poderosas, los arévacos, cuya ciudad más importante era Numancia. Las fuerzas combinadas de ambos pueblos pararon primero el ataque del cónsul romanoQuinto Fulvio Nobilior, contra Sekaisa y luego lo rechazaron en Numancia.

En el año 153 a. C., se enfrentaron al ejército romano mandado por Quinto Fulvio Nobilior, compuesto por 30 000 hombres, y las tropas celtibéricas de segedenses y numantinos al mando de Caro de Segeda. El resultado de esta primera batalla fue a favor de los celtíberos, muriendo 6000 romanos.

Cambio del calendario romano

Tras la derrota del cónsul Nobilior, el Senado decretó la modificación del inicio del curso político romano, que hasta entonces comenzaba en las idus de marzo -15 de marzo-, adelantando la elección de los cónsules a las kalendae de enero -1 de enero-. La fecha de la elección de los cónsules varió en diferentes momentos de la República romana siendo en abril, mayo, pero fundamentalmente en marzo, coincidiendo con la llegada del buen tiempo. A partir del año 153 a. C. esta elección se alineó en el 1 de enero con el inicio del año civil, algo que se mantuvo hasta el final del uso de esta institución política.

Sin embargo, se considera que el año civil romano ya comenzaba el 1 de enero desde, según la tradición, finales del siglo viii a. C., cuando el rey Numa Pompilio lo había establecido

También  poemos ver  que inicialmente el calendario era diferente. Septiembre, Octubre, Noviembre y Diciembre se llaman así porque eran el séptimo, octavo, noveno y décimo mes del calendario, mientras que enero y febrero eran el undécimo y el duodécimo. Cuando se adelantó el inicio de año los nombres no se cambiaron, y así siguen desde entonces.